una receta fácil, llena de sabor y tradición

una receta fácil, llena de sabor y tradición

Mi abuela Consuelo hacía esta receta con mucha frecuencia. Es cierto que lo hizo con muslos de pollo y en el caldero más grande de casa.

Todos acabamos comiendo los muslos con las manos para aprovechar al máximo la carne del pollo porque, cuando lo preparé con ajo, el resultado fue sencillamente espectacular. una carne de textura suave y further tiernalleno de eso sabor lo cual sólo se puede lograr con los platos que preparan las abuelas.

No se podía comer un muslo, ni dos, casi siempre se atacaba el tercero y hasta el cuarto. Nunca fue suficiente y, además, su principal fuente de felicidad period vernos comer con ganas y pasar el resto de la tarde agradeciéndole. Y para colmo los antojos de la abuela, lo acompañó con papas fritas cortadas en cuartos, aunque tuvo que pelar, cortar y freír hasta perder la cuenta.

Yo, o más bien mis circunstancias, me han llevado a hacer una versión algo más simplificada, cierto es que no cambio en nada su esencia y que la salsa resultante es casi tan deliciosa como la de ella. Eso sí, lo preparo en pechugas y como guarnición, arroz blanco o salteado de verduras, ya que todavía estamos en enero y los turrones, polvorones y otros excesos siguen siendo inquilinos en nuestro organismo.

  • Tiempo de preparación

    15 minutos

  • Hora de cocinar

    45 minutos

  • Tiempo Complete

    1 hora

  • Comensales

    3

  • calorías

    No muchos

Categorías

Cocina española

Paso 1

  • Empezaremos sofriendo 3 dientes de ajo, con piel incluida, en una cacerola baja, hasta que estén dorados.

Salteamos los dientes de ajo

C7

Sazonamos las pechugas

C7

Paso 3

  • Una vez dorado el ajo lo sacaremos de la sartén y lo desecharemos. Lo que queremos conseguir es que el aceite coja sabor.

Paso 5

  • Una vez que estén dorados añadiremos al caldero el resto de los ajos, pelados, sin germen y cortados en trozos.

  • Saltearemos los ajos con las pechugas durante unos minutos, a temperatura media

Añadimos el ajo picado

C7

Paso 7

  • En cuanto los ajos empiecen a coger shade, sin quemarse, echaremos el vino blanco y subiremos la potencia al máximo, hasta que el vino se evapore.

Paso 8

  • En ese punto añadiremos la cucharada de harina, bajaremos la temperatura a media y mezclaremos hasta que cambie de shade y no veamos nada blanco.

Paso 9

  • En ese momento verteremos el caldo de pollo, taparemos el caldero y calcularemos 15 minutos. A mitad de cocción daremos la vuelta a las pechugas y la potencia de calor siempre debe ser media.

Echamos el caldo de pollo

C7

Último paso

  • Una vez finalizado el tiempo de cocción sacaremos las pechugas, las cortaremos en medallones del tamaño que más nos guste y las servimos con la salsa. Delicioso y súper sabroso.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *