Una buena barrita para coger fuerzas por la mañana.

En plena calle Burgohondo, en la zona sur de la ciudad, el bar Los Maños es testigo de la vida cotidiana desde hace nada menos que 40 años. De hecho, el próximo enero cumplirá 41 años. Allá por 1983, Miguel Ángel Jiménez y su hermano Chuchi iniciaron el camino que ahora continúa el primero de ellos junto a su mujer, Belén Martín, que tomó el relevo de Chuchi hace ya 18 años. Han dado forma a un bar ya mítico que siempre ha contado con el apoyo de sus vecinos, sobre todo de los de la zona sur pero por supuesto también de otros puntos de la ciudad. Se han ganado su clientela a base de esfuerzo, buen gusto y de esa capacidad de saber adaptarse a los nuevos tiempos.

Es uno de los bares más tempranos de la ciudad, abre poco después de las seis de la mañana y las delicias de la cocina empiezan a desfilar a partir de las 7.30 “que es cuando nos traen el pan”. Y si hay algo que funcionan bien son los desayunos. Son muchos los trabajadores que paran allí para coger fuerzas con las que afrontar la jornada. La gran mayoría acompaña su café con bocadillos y pinchos salados, que hay por decenas; y tostadas, dulces o saladas. Todo lo que pidan lo obtendrán, y si es para quitar, también. La bollería “que horneamos por la mañana” es otro de sus puntos fuertes y además “los viernes tenemos chocolate con churros y porras”. En el tapeo caliente, un poco de todo y para todos los gustos: las clásicas patatas al ajillo, que es uno de los aperitivos que ha sobrevivido década tras década desde los inicios del bar Los Maños. “Junto a ellos, oreja guisada, mollejas, huevos rotos, solomillos rebozados, choricitos…”, nos cuenta entusiasmada Belén. Luego, en la zona de frío, también hay una parte casera, por ejemplo esas anchoas en escabeche a las que Miguel Ángel siempre les pone un toque, cuenta su mujer al Diario de Ávila. Ha estado en el establecimiento desde sus inicios, en 1983, y en la hostelería, desde hace muchos más. Su camino comenzó cuando cumplió 15 años, aunque empezó en Madrid. Allí ’emigró’ desde Blacha, su pueblo. Y aunque su lugar se llama Los Maños, la familia es de “Ávila, Ávila”, bueno de la zona de Amblés más bien porque Belén también es de allí, de Muñana concretamente. En definitiva somos professionals abulenses y lo que eso significa en materia de tapas porque si algo sabemos de esta tierra es de tapas.

Entonces, ¿por qué no empezar en este lugar madrugador con un abundante desayuno? Por cierto, ¿y por qué Los Maños? Fácil. Porque antes que ellos el bar lo regentaba otra persona y ésta period de Zaragoza. Al principio pensaron en cambiarlo, pero al ultimate quedó así y, lógicamente, seguirá así unos años más porque la pareja anfitriona, si todo va como hasta ahora, tendrá energía suficiente. por un momento. Ella tiene 58 años; Él, 62 años. Viva Los Maños entonces.

DIRECCIÓN: Calle Burgohondo, 15

TIEMPO: De 6:15 a 22:00 horas (aprox.) de lunes a sábado. Cerrado los domingos.

ESPECIALIDAD: Desayuno, con bollería recién horneada o bocadillos salados y diferentes tostadas, diversas brochetas caseras frías y calientes. Almuerzos y cenas por encargo y también para llevar.

You may also like...

Leave a Reply

%d bloggers like this: