“Los mayores pasan hambre con los menús a domicilio”

“Los mayores pasan hambre con los menús a domicilio”

Los mayores “se quedan con hambre” y la calidad de los menús es “baja” en el servicio de comida a domicilio en Vitoria. Así lo denuncia un ciudadano a Gasteiz Hoy.

Un servicio que ofrece el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz a las personas mayores a través de servicios sociales. Actualmente son 214 personas las que reciben alimentos en sus hogares.

alimento

Un 2º plato recibido por uno de los usuarios de este servicio

Estos menús son elaborados por la cocina de San Prudencio, gestionada por el ayuntamiento. Instalaciones que cocinan tanto para hogares como para centros socioculturales de Bizancio.

Pero familiares y usuarios hablan de “discriminación” no recibir la misma calidad ni cantidad de comida que la que se sirve en los comedores de Bizan.

Para este ciudadano, servicio a domicilio presenta “desigualdades” y una calidad “bastante inferior” en comparación con las comidas del centro. “No pedimos más, pedimos lo mismo”, afirma.

casas de pescado vs bizan

Merluza recibida en los hogares versus merluza servida en los comedores de Bizancio

En cuanto al perfil de las personas que reciben este servicio, se trata de “personas muy mayores o con movilidad reducida”. Y por tanto no pueden ir a Bizan. Otros simplemente “no saben cocinar en casa”, explica este acquainted.

Para ella: “Son personas vulnerables que tienen derecho a comer dignamente”. Porque aunque sean personas mayores, “no son estúpidos”, afirma.

En su caso, contrató el servicio de comida a domicilio en 2020 porque, según le informó la trabajadora social, “tenía la misma calidad que la comida que proporcionan en los propios centros”. Pero al compararla con otros usuarios se dio cuenta de que ese no period el caso. Así que presentó una denuncia ante el Síndico, la Defensoría del Pueblo de Vitoria.

“Se quedan con hambre”

Los menús que reciben los hogares “no satisfacen a las personas mayores”, afirma este acquainted. “Los contenedores son pequeños, grandes cantidades no caben y siempre llegan a la mitad del camino.”

Contenedores que son “aún más pequeños” que los utilizados anteriormente. Y esto significa que las cantidades son necesariamente pequeñas. Por ejemplo, si los bizantinos comen dos filetes, los de las casas reciben uno.

el embalaje

Imagen del packaging del 2º plato (blanco) y postre (negro)

Esto hace “se quedan con hambre”, con el inconveniente añadido de que en los comedores los dejan repetir y en casa “eso es imposible”. Por eso los familiares acaban complementando las raciones.

Imagen de “la pequeña cantidad” que reciben los usuarios. Tanto los macarrones como los espárragos son un primer plato.

La corporación, sin embargo, explica que el volumen de comida “es el mismo en centros que en domicilios. Y que las raciones las estipula el equipo de nutrición.” Así lo comunicó el Departamento de Políticas Sociales, Tercera Edad y Niñez al Síndico cuando solicitó información al departamento sobre la denuncia de este ciudadano.

Y como la cantidad de Las raciones se basan en “criterios técnicos”.El síndico no puede refutarlo.

“Poca cantidad” tanto en segundo como en primer plato

El menú es “sota, caballo y rey”.

algunos platosademás, no regresan a casa debido al tamaño del contenedor, según este acquainted. El problema es que el tamaño de algunos alimentos es mayor que el propio envase y deciden no enviarlos. Así “los ancianos se quedan sin ellos”.

Tampoco llegan alimentos frescos “como ensaladas mixtas”. En los meses de verano los centros han contado con ensaladas variadas uno o dos días a la semana. En casa, las ensaladas que han llegado han sido “puntuales”. Y esto hace el menú es “sota, caballo y rey”.

Ensalada de pasta recibida en casa versus ensalada de pasta de los comedores de Bizan

Pero ¿por qué estos platos no llegan a los hogares? Según el Ayuntamiento de Vitoria, algunos alimentos como ensaladas o postres No se envían por “seguridad alimentaria”. Y “no les queda otra alternativa, teniendo en cuenta los medios y las infraestructuras actuales”.

Asimismo, el helado tampoco llega a los hogares ya que Las furgonetas de este servicio “no están adaptadas tomar helado”, explica el ayuntamiento.

A todo esto hay que sumarle que Las guarniciones y acompañamientos no llegan. de algunos platos. Esto ocurre, por ejemplo, con “patatas con costillas”, “arroz con conejo”, o “pollo con lechuga”.

Estos acompañamientos aparecen en la etiqueta de estos envases. Pero los adultos se sorprenden cuando abren el recipiente y no encuentran ni las costillas, ni el conejo ni la lechuga. O si lo encuentran, es mínimo.

La etiqueta cube “Zancarrón guisado en cocido”, pero “¿dónde está el cocido?”

Además, a la pequeña cantidad hay que sumarle la “baja calidad” de la comida. “Los platos no son apetecibles a primera vista”cube el acquainted. “El pescado que llega está seco”. Y también han recibido “plátanos rancios y peras machacadas”.

Pero Para el Ayuntamiento la calidad de la comida no varía entre el de los Bizantinos y el recibido por los hogares. Es “igual”, tanto en la calidad de las materias primas como en su elaboración.

Algunos de los platos de pescado que ha recibido un usuario

“Las comidas llegan con dos días de retraso”

Los familiares también observan deficiencias en la distribución de alimentos: “las comidas llegan dos días después”. Pero el Ayuntamiento aclara que así es “como una cuestión de conservación de alimentos”.

¿Porque? Porque en el caso de las viviendas, el proceso de distribución comienza con “el emplatado en bandejas individuales, el enfriamiento en abatidores, el termosellado y el almacenamiento”. Con este tratamiento se consigue que la comida llegue a casa “cumpliendo las normas sanitarias”. Y por tanto llega días después a los domicilios.

Lentejas entregadas a domicilio el 18/10/23 versus lentejas servidas en Bizan el 16/10/23

Otra de las exigencias de los familiares es poder renuncia a los menús que no vas a consumir. Si los usuarios de Bizan avisan con 4 o 5 días de antelación podrán cancelar su menú diario. Los usuarios de comida a domicilio, sin embargo, “no tienen esta opción”.

¿Porque? Hay dos líneas de entrega que funcionan tres veces por semana:

  • Lunes, miércoles y viernes.
  • Martes, jueves y sábado.

Y los menús vienen en ‘packs’. Por ejemplo, el pedido del lunes incluye comida para el lunes y el martes. El del miércoles es para el miércoles y el jueves. Y el último pedido de la semana es para el viernes y el fin de semana.

“Diferencia de cantidades”

Pero Este servicio “no acepta variaciones”. Si un anciano quiere renunciar a la comida del sábado por cualquier motivo, debe renunciar a todo. Es decir, para comida de viernes, sábado y domingo (si el pedido llega el viernes).

Y para no quedarse sin él, el usuario recibe el lote completo. Entonces al closing “Los obligan a tirar la comida” porque no pueden congelarlo y guardarlo para otro día ya que deben consumirlo el mismo día. “Si tuvieran la opción de darse por vencido, desperdiciarían menos comida”, afirman.

frijoles para comer vs bizan

Frijoles para casas (sin chorizo) versus frijoles en los comedores del centro (con chorizo)

El departamento, sin embargo, explica que para pasar de este servicio a un “modelo más precise, con entregas más frecuentes y mayor flexibilidad para las renuncias en días concretos, requeriría dotación presupuestaria, medios e infraestructuras“. Y se trata de una decisión que “trasciende el ámbito técnico”.

No habrá menús especiales para Santiago ni Navidad

Finalmente, los usuarios se quejan de que No reciben comidas extraordinarias para celebrar San Prudencio, Santiago o Navidad. En los centros de Bizan pagan una tarifa adicional para comer estos menús especiales. Unos menús que no son obligatorios de consumir, pero que tienen esa opción. “Y se informa a los usuarios” de ello, informa el síndico.

Sin embargo, esta comida ‘especial’ no llega a los hogares, y no se les informa “qué comidas recibirán en vacaciones”. Y no sólo en días festivos. El desconocimiento de los menús es una práctica muy extendida. Y es que los familiares se quejan de que por lo common no avisan con antelación qué van a comer. Sus platos son ‘sorpresa’.

“Plátanos golpeados” recibidos en los hogares versus plátanos servidos en los comedores

Eso no sucede en Bizan. Los mayores de estos centros conocen el menú de antemano. Un cartel en los comedores indica qué platos comerán cada día.

¿Cuál ha sido la solución del Ayuntamiento? el consistorio publicar menús en su sitio net desde este verano. Aun así, los familiares consideran insuficiente este cambio. Los beneficiarios de este servicio son personas mayores que “no utilizan la tecnología y tienen dificultades para entenderla”, afirman.

¿Habrá cambios?

Tras conocer todas estas denuncias, el Ayuntamiento de Vitoria explica que “un cambio en el modelo de entrega de comida no es posible” con “los recursos y la infraestructura actuales”.

En las casas se sirve una morcilla y en los comedores de Bizan, dos

Para los miembros de la familia, sin embargo, Sí, es posible promover mejoras si hay “voluntad política” para que las personas mayores no tengan “carencias”.

You may also like...

Leave a Reply