La pizza gana en un ‘Juego de cartas’ con muchas críticas a uno de los concursantes

La pizza gana en un ‘Juego de cartas’ con muchas críticas a uno de los concursantes

El duelo con la hamburguesa que proponía el programa juego de cartas en TV3 esta semana lo ganó, por goleada, la pizza. Y una reina de la gastronomía italiana que ha cautivado a los espectadores ha derrotado al “jodido maestro”» de la pizza de Barcelona, ​​como se hace llamar el pizzero youtuber Pino Prestanizzi. Con su perfecto catalán y auténtica humildad, la restauradora de origen armenio Marianna Knyazyan, propietaria del restaurante GiorgioSe ha metido en el bolsillo a la audiencia y también a sus compañeros y rivales. En cualquier caso, como period de esperarse, Prestanizzi ha sido el protagonista con su fuerte personalidad, que de alguna manera sabe manejar sin caer mal, aunque su carácter tiene cierta prepotencia. Y, aunque la puntuación world ha dado el premio a Giorgio, todos han coincidido en que las mejores pizzas fueron realmente las de Briciola, el mítico establecimiento Prestanizzi del barrio de Sants.

En cuanto a la hamburguesa, ha salido bien. Marc Navarro, del native Ovantesituado en Fabra y Puig, pero ha recibido muchas críticas Óscar Moncayo, propietario del restaurante Melosa, Coágulo, por priorizar la gestión económica sobre el valor del propio restaurante y por presumir de producto native y, en realidad, comprar carne gallega. El propio Marc Ribas ha subrayado: «El producto native no es lo que compramos cerca, sino lo que se cultiva o se cría cerca. Ya me he encontrado con esto en otros programas.

Un restaurador de origen armenio con perfecto catalán, favorito del público y ganador

El público ha reconocido el papel que ha desempeñado Marianna Knyazyan, por su actitud, y ha elogiado el aspecto de la comida y la decoración de su establecimiento.

Pero lo que más gustó fue el catalán prácticamente perfecto que habla el dueño de Giorgio, a pesar de ser de familia armenia. De hecho, algunos espectadores lo han destacado y han llamado la atención sobre el hecho de que en otros establecimientos los camareros sólo hablaban español.

Por otro lado, la audiencia también ha sido dura con Óscar Moncayo por su falso producto de proximidad.

Tanto sus compañeros como el propio Marc Ribas -que suele ser mesurado con sus comentarios durante las comidas- le habían criticado lo mismo. “Es un empresario más preocupado por el advertising y la gestión que por la comida que sirve en sus restaurantes”, afirma Marc Navarro. De hecho, Marc del Ovante y Óscar han tenido un tira y afloja en el enfrentamiento porque Óscar ha criticado el precio de la hamburguesería de su socio. “Valoro lo que piensa el cliente cuando va a una hamburguesería y me pareció un poco excesivo salir por 32 euros”, le dijo. Antes del enfrentamiento, ante las cámaras, había destacado, con cierto desprecio, que le parecía caro pagar ese precio en un establecimiento de Fabra y Puig. “Si eres empresario y sabes lo que cuesta cada cosa, el pan y la carne es la inversión más grande que hice, es mi producto estrella y es donde tengo que invertir”, respondió el otro, mientras Pino Prestanizzi lo miraba con tristeza. cara de satisfacción y asintiendo con la cabeza. Al last, Marc Navarro se ofreció a asesorar a Óscar, lo que el hombre del restaurante Melosa dijo que aceptó. “El pan, si es posible, que te lo haga un panadero”, le dijo.

El ‘puto maestro’ resulta ser un trozo de pan… o masa de pizza

Por otro lado, la amable arrogancia de Pino Prestanizzi ha sido reconocida por los comentarios de los espectadores con tono humorístico.

De hecho, Prestanizzi se hace pasar por un tipo duro de Calabria -vino a Barcelona de vacaciones y se quedó por amor- y no tiene reparos en recordar que lleva 44 años haciendo pizzas y que sabe más que nadie, o cuando se trata de menos más que sus rivales juego de cartas. Se mostró medio indignado cuando Óscar, de la hamburguesería Melosa, elogió el horno de leña de Marianna -dijo que hace años que no tiene uno porque es muy duro trabajar “con las llamas en la cara”- y aseguró que el Las pizzas no tienen. el mismo sabor con otro tipo de horno. «¿Qué apuestas a que sí? “¡Cuando quieras haremos una cata a ciegas!” Le dijo mirándolo de arriba abajo, con un gesto falsamente intimidante. Luego, a solas ante la cámara, añadió: «Quiere saberlo todo. Me gusta la gente más humilde. para mi quien soy el maldito maestroquien lleva 44 años haciendo pizzas, ¿tienes que decirme esto?

Pino Prestanizzi comenta con Óscar Moncayo sobre los mejores hornos para hacer pizzas en el ‘Joc de cartes’ de TV3

A la hora de la verdad, Prestanizzi ha elogiado el restaurante de su rival armenio -a pesar de subrayar que es “un restaurante, no una pizzería”, que tiene que ser más sencillo en apariencia, según su punto de vista- y la pasta que se ha comido , alguno trofio al pesto que él mismo ha dicho que “un genovés lo comería con gusto”. También ha admitido que le ha parecido muy buena la hamburguesa del Capitán América en casa de Marc, Ovante. “Hacía mucho que no comía tanto una hamburguesa”, confesó, tras pasarse todo el programa diciendo que hacer hamburguesas es muy fácil -“es pam, pam”- y que ni siquiera se puede comparar con el arte de hacer pizzas “La pizza tiene que ganar, no me importa si la mía o la de Marianna”, dijo a mitad del programa. Y así ha sido: se lo ha llevado Marianna, del restaurante Giorgio, a pesar de que él, en La Briciola, se ha llevado el reconocimiento por el plato estrella que Marc Ribas ha creado para el margarita que ha hecho el pizzero Adriano Prestanizzi.

You may also like...

Leave a Reply