El Tribunal Supremo establece que la pausa para el desayuno se considera tiempo efectivo de trabajo

El Tribunal Supremo establece que la pausa para el desayuno se considera tiempo efectivo de trabajo

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia estableciendo que el tiempo de desayuno, así como los 15 minutos de cortesía desde el inicio de la jornada hasta el fichaje de la entrada del trabajador, deben considerarse tiempo de trabajo efectivo si así se ha pactado entre empresa y trabajadores o si está incluido en el acuerdo. Los jueces estiman los recursos de los sindicatos contra la decisión de Caixabank de considerar que el registro de jornada debe ser un “fiel reflejo de la realidad” y que los minutos posteriores a la hora de inicio no podían considerarse como realmente trabajados. La Guía de empresa, afirma el Tribunal Supremo, no puede menoscabar los derechos que ya estaban reconocidos con anterioridad.

Los jueces han estudiado el caso de Caixabank. Los sindicatos, en su demanda, plantearon varias quejas: que la pausa para el desayuno, siempre que no supere los 20 minutos de duración, debería considerarse tiempo de trabajo efectivo. Asimismo, se consideran tiempo de trabajo efectivo las marcas realizadas hasta 15 minutos después del inicio de la jornada. Fue en 2019 cuando el banco distribuyó a los trabajadores su Guía de Registro de Horarios, que entre otras cosas rechazó ambas reclamaciones.

“La pausa para el desayuno no se computa como tiempo efectivo, salvo que se haya dedicado a tareas profesionales o comerciales”, afirmó esa Guía. También estableció que cuando el trabajador registre su llegada a la oficina “el sistema registrará la hora actual indicada en la computadora”. Es decir, si un empleado ficha cinco minutos después del inicio de la jornada, su jornada finalizará cinco minutos más tarde. Los sindicatos entendieron que estos criterios reducían sus derechos en relación a los convenios laborales firmados al inside de la empresa desde los años 1990.

“El hecho de que la pausa para el desayuno no tenga por qué contabilizarse como una ausencia o una incidencia lleva a entender, sin ningún esfuerzo interpretativo, que esta pausa se considera trabajo efectivo”, cube el Tribunal Supremo sobre la hora del desayuno. La normativa interna de la empresa daba un margen de hasta “los primeros 20 minutos” para que no se considerara ausencia. “No estamos ante un incidente relevante, en el sentido de que el tiempo se computará como trabajado”, razona el Tribunal Supremo.

En cuanto al tiempo de marcado y a cuándo empieza a correr el reloj del día si la firma se realiza dentro de los primeros 15 minutos de cortesía posteriores, se remonta a los acuerdos de 1991 en Caixabank: “Si una marca se realiza dentro de los quince minutos posteriores a la hora de inicio, se considera que ha ocurrido al inicio de la hora de inicio y, por tanto, es tiempo efectivo de trabajo.

Que el registro del día incluya la información actual de cuándo se registró así como la hora oficial de entrada. Pero debe haber “pruebas claras” de que “el tiempo de trabajo se cumple en los términos acordados, que al ultimate es el fin último de la institución”. En el caso de Caixabank, añade la Cámara Social, “debe considerarse tiempo de trabajo efectivo el “marcaje” realizado dentro de los 15 minutos siguientes a la hora de inicio de la jornada acordada, para quienes tienen un rígido management de horarios”.

You may also like...

Leave a Reply