Andalucía privatiza el servicio de alimentación en los centros de salud psychological gestionados por la fundación FAISEM

Andalucía privatiza el servicio de alimentación en los centros de salud psychological gestionados por la fundación FAISEM

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Sanidad, ha decidido privatizar, mediante un nuevo concurso, el servicio de alimentación que ofrecen los centros sanitarios adscritos a la Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de las Personas con Enfermedad Psychological (FAISEM). Desde hace semanas carecen de cocinas propias y los usuarios que utilizan las instalaciones se alimentan a través del catering distribuido desde Sevilla y que, según los afectados, ha supuesto el despido de trabajadores y una sobrecarga de tareas a los trabajadores. monitores que trabajan en los centros. Sin embargo, el Ejecutivo niega que se incrementen las funciones de los interventores y asegura que las privatizaciones comenzaron durante la etapa del PSOE.

Los 57 centros de salud psychological del FAISEM brindan apoyo a mil personas que padecen patologías relacionadas y que, en lugar de ser ingresadas en un hospital, reciben su atención en los llamados hogares que permiten convivir hasta una veintena de usuarios. en comunidad para mejorar su situación. En estos centros están supervisados ​​por monitores de la fundación que les hacen un seguimiento y les ayudan a superar sus problemas. Entre los servicios que ofrecen se encuentra la alimentación, que hasta la fecha se realizaba en casi todos los centros en las cocinas con private propio contratado por la fundación, pero que hace unas semanas ha dejado de ser así y se ha convertido en un servicio de catering. .

“Posición anterior en seis provincias”

Fuentes oficiales de Sanidad sostienen que este proceso de privatización no es propio de su etapa, sino de la del PSOE. “El anterior gobierno socialista fue quien puso en marcha los servicios de restauración exterior de los recursos residenciales de FAISEM en seis provincias de Andalucía entre 2016 y 2017. De esta forma se implementó el modelo de suministro de comida preparada a las viviendas y residencias tuteladas de FAISEM. Fundación”. Hasta la fecha, sólo Cádiz y Huelva estaban con el modelo previo a esta etapa del PSOE.

Sin embargo, los centros de salud psychological FAISEM niegan que esta sea la realidad. El presidente del comité intercentros, Joaquín Valderrama, explica que lo que se hizo fue subcontratar private de la propia fundación para realizar las comidas en los hogares. “En algunos casos concretos existía restauración que cubría principalmente viviendas tuteladas (pisos tutelados) y servicios de cámara para usuarios de centros de día”.

Valderrama sostiene que este proceso de externalización, que acaba de culminar con los ocho centros de salud psychological de la provincia de Cádiz, comenzó a producirse en 2019 y que en 2020 se incrementó, aprovechando la pandemia y la necesidad de tener que recurrir a “servicios al aire libre”. comedor.” ”. Además, “las nuevas licitaciones suponen que el private de FAISEM con categoría de monitor, cuyas funciones consisten en apoyar la recuperación de personas con salud psychological, comience a asumir nuevas funciones correspondientes a la categoría de ayudante de cocina, en detrimento de la “atención al usuario”. ”

Es decir, el proceso de privatización se produce cuando estos centros pasan de tener private propio de la fundación elaborando las comidas a tener un servicio de restauración centralizado en Sevilla y que se deriva de la amortización de los puestos de trabajo del private que realiza dichas comidas. tareas. Private que perteneciera a la empresa UNEI, entidad de empleo protegido. Es decir, los trabajadores eran personas que se integraron a su rol ya que tienen algún tipo de discapacidad y que ahora se han quedado sin el trabajo que les dio FAISEM.

“Peor calidad de vida”

El nuevo concurso, que ha dado lugar a esta privatización, no incluye private de UNEI aunque sigue siendo el principal subcontratista. Al mismo tiempo, desde Sevilla se entregan comidas para uno o varios días, lo que perjudica la calidad del producto.

Loreto Martínez es una de las monitoras que está viviendo de primera mano el cambio que el Ministerio de Sanidad ha impulsado en los centros FAISEM. “El servicio de catering hace que nuestros usuarios ya no coman caliente, como hacemos todos a diario, con una calidad que, cuanto menos, deja que desear”.

“Nos han dado órdenes de que los monitores tenemos que realizar todas las funciones y tareas que tienen que ver con el catering, porque claro, en la casa ya no hay nadie que se encargue de nada que tenga que ver con la cocina”. “. Funciones que van desde recibir la propia comida hasta emplatar, servir y recoger residuos sin dejar de atender a los usuarios que requieren una atención específica. “Con la llegada del catering han perdido calidad en el servicio de comida y calidad en sus vidas”. E insiste el monitor, “muchos compañeros de la UNEI, personas con discapacidad, muchos de los cuales son del mismo servicio de orientación laboral de FAISEM, se quedan sin empleo o se les cut back la jornada laboral a 16 horas, lo que hace que las condiciones de estas personas ya sean preocupantes. .”

En cualquier caso, Sanidad cube que “se está trabajando en la incorporación al mercado laboral de personas con trastornos mentales graves mediante contratación pública de entidades que favorezcan la contratación de estas personas o centros especiales de empleo” y que “el servicio de restauración no supone un incremento de las funciones de los monitores”, pese a las quejas de estos trabajadores, justificando la pérdida de puestos de trabajo porque su relación laboral finalizó el pasado 31 de julio y que, tras cuatro prórrogas, finalmente tuvieron que recurrir a este nuevo servicio.

You may also like...

Leave a Reply