Almejas de marisco, receta tradicional

Almejas de marisco, receta tradicional

Para 6Icono del euro 6€/pers.Icono de calorías 205kcal/100g

Ingredientes

  • 2 ok de almejas enviornment limpias (la variedad que más te guste)
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 1 hoja de laurel
  • 75 ml de aceite de oliva virgen further
  • 2 cucharadas de harina de trigo (si eres intolerante al gluten puedes usar almidón o harina de maíz)
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 2 cucharadas de salsa de tomate casera
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 chile
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal y pimienta negra o blanca recién molida (al gusto)

Ir al paso a paso ↓

Este es uno receta de mariscos muy sencillo pero en el que hay que rascarse un poco los bolsillos… aunque merece la pena porque quedan llenos de pan y mojados.

almejas de marisco oh almejas a la marineira Es un guiso con mucho sabor a mar, además de un plato famoso de la cocina gallega, muy standard sobre todo en las Rías Baixas. Este clásico en fechas navideñas Está presente en la mayoría de restaurantes de Galicia como plato tradicional de nuestra cultura gastronómica, aunque es relativamente reciente.

En “Cocina española antigua«, de Emilia Pardo Bazán encontramos una receta llamada almejas marinadas. Muy parecidas a las almejas a la marinera como las presento aquí. En 1933 ya encontramos la receta tal cual en “La Cocina Completa”, de la Marquesa de Parabere.

Esta receta es la que mi madre Rosa preparaba con mimo cada año en Navidad. Pero en cada casa se adapta al gusto de la familia y os aseguro que permite múltiples variantes. Los platos no están para elaborarse de una forma exacta sino al gusto de cada uno.

Espero que os guste y sorprendáis a vuestros seres queridos en las próximas fechas.

Cómo hacer almejas a la marinara

Antes de cocinar las almejas

  1. Es imprescindible quitar la enviornment que suelen traer las almejas para que no resulte molesta y no estropee la receta. Lo mejor es conservarlos unas tres horas antes de cocinarlos en una cacerola o recipiente de plástico grande. Debemos añadir agua, un buen puñado de sal gruesa (50/60 gramos por litro de agua) y cambiar el agua tres o cuatro veces.
  2. Las almejas beben y suelen soltar mucha enviornment. No te asustes porque es señal de que la almeja es de buena calidad, traída directamente de la enviornment de la Ría de Pontevedra. Prueba a comprar almejas vivas y cocínalas el mismo día que vas a comer o cenar de Navidad. De esta forma aprovechas la buena calidad de la almeja y a la hora de comer estará en su punto.
  3. Para que queden riquísimos te aconsejo abrirlos en un poco de líquido para evitar daños mayores. Algunas no suelen abrirse y tendremos que tirarlas, incluso las que estén rotas. Para hacerlas a la cazuela, lava muy bien las almejas en agua fría y retira todas las impurezas.
  4. Calentamos en el cazo medio vaso de vino blanco. Cuando el vino blanco empiece a hervir añadimos una hoja de laurel y luego las almejas.
  5. Las dejamos cociendo tapadas unos 2 minutos (a partir de que el líquido esté completamente hirviendo) y en cuanto estén todas abiertas las retiramos con una espumadera. Lo dejamos enfriar y reservamos en un bol. No vamos a tirar el agua de la cocción (resultante del vino y la que sueltan las almejas), la colamos y la dejamos en un vaso.

Preparación de la salsa de almejas

  1. Pelamos las cebollas y los ajos. Quitamos el centro del ajo para que no se repita ni pique. Pica finamente la cebolla, los dientes de ajo y el trozo de guindilla (si te gusta ese toque picante, ya sabes, sáltate este ingrediente).
  2. Deben quedar trozos muy pequeños, para que al ultimate del guiso no se vea ninguno de los dos ingredientes. Ponemos el cazo que utilizamos para cocer al vapor las almejas con el aceite de oliva y añadimos la cebolla y el ajo. Cuando esté todo bien pochado y tenga un shade tostado característico.
  3. Agrega el pimentón dulce y revuelve a fuego lento durante 1 minuto. Es importante que no se queme o se estropeará la salsa. Espolvorea la harina en la cacerola y revuelve con cuidado para mezclarla bien. El efecto de la harina con la cebolla y sobre todo el aceite se llama roux, nos ayudará a ligar y espesar la salsa.
  4. Dejamos que se cocine cogiendo algo de shade pero sin quemarse. Perfecto, ya tenemos la base de la salsa marinara. Añadimos el vaso de vino blanco. Utiliza siempre un buen vino, el mismo que vas a tomar con la comida, la receta te lo agradecerá.
  5. Removemos espesando la salsa y dejando que se evapore el alcohol. Añadimos lo que queda del agua de cocer al vapor las almejas y tomate frito casero. Deja que espese durante unos 10 minutos a fuego medio, revolviendo constantemente.

Preparación de las almejas a la marinara. Presentación ultimate

  1. Probamos de sal y si es necesario, añadimos sal y pimienta si fuera necesario. Aunque no suele ser necesario añadir sal, la sal que deja el jugo de las almejas es suficiente. A continuación añadimos las almejas que ya habíamos seleccionado y las abrimos al vapor.
  2. Combina la salsa y las almejas durante un par de minutos, revolviendo con mucho cuidado. Esperamos un par de minutos más con el fuego apagado hasta que las almejas queden bien cubiertas con la salsa. Servimos inmediatamente en una cazuela de barro o en una bandeja grande espolvoreando con perejil picado. Ten preparada la barra de pan que más te guste. Os aseguro que el sabor de esta salsa es espectacular.

Consejos para unas almejas marineras deliciosas

  • Para que este plato sea el triunfo de una comida o cena especial lo más importante son los ingredientes. Deben ser de calidad, aquí nos arriesgamos. En Galicia criamos varios tipos de almejas, las de la receta de hoy son de tipo japónica.
  • Esta variedad la encontramos en la zona del Carril de la ría de Arousa. Almejas deliciosas y no muy caras, aunque no autóctonas. También podemos utilizar las variedades fina y viscosa, esta última procedente de la Ría de Ferrol. Para mí mejor que la japonica pero prohibitiva por su precio.
  • Déjate aconsejar por tu pescadero y deja que te venda los más frescos. Ambos tienen un potente sabor a mar. Recomiendo comerlos crudos o asados, almejas con vino o con unos fideos, a la malagueñaestafa algunos frijolesen un guiso de almejas con patatas (delicioso).
  • Si te gusta que tengan un toque más picante, añade una pizca de pimentón picante además de media guindilla. Aunque mojes y mojes el pan suele quedar mucha salsa. Si lo congelas, puedes utilizarlo para sopas o guisos de pescado.
  • Si no puedes cocinar las almejas el mismo día calentarlas para que la salsa no espese mucho. Hazlo al baño María o a fuego muy lento hasta que se calienten. También podemos espesar la salsa sin harina con unas rebanadas de pan frito. Añadiéndolos a la mezcla al mismo tiempo que el vino y el caldo. La salsa quedará un poco menos ligada pero también muy rica.
Hemos trabajado 4 horas y 20 minutos para que puedas disfrutar de esta receta. ¿Cómo se calcula?

30 minutos. cocinando, 30 minutos. para tomar y editar fotos, 120 min. para grabar y editar el vídeo, 45 min. escribir y 35 min. para organizar y publicar todo en la internet y en las redes sociales.
😊 Sin contar lo que gastamos investigando cómo hacer la mejor receta, comprando los ingredientes, comiéndola (y repitiendo si no ha quedado riquísima), leyendo vuestros comentarios y respondiendo preguntas.

Ilustración

Categorías: Recetas de almejas Recetas navideñas Recetas de pescado y marisco Recetas fáciles y rápidas Recetas tradicionales

Etiquetas: ajo almejas cebolla cocina española cocina gallega harina laurel limón navidad perejil pimentón tomate vino

También te encantará…


You may also like...

Leave a Reply